Los canonigos son generalmente usados para reemplazar la lechuga de las comidas, se caracterizan por ser plantas de frío y humedad; se da en la región norte de Europa y de Asia. Su cultivo es muy sencillo, aunque delicado debido a la necesidad de humedad que posee esta planta, lo que puede acarrear que los hongos se asienten sobre ella enfermandola y logrando su muerte. Como ya dijimos es una planta de frío por lo que suele darse solo en las temporadas bajas como en invierno.

Tras su cultivo y cosecha, dura de 3 a 5 días si el canónigo se conserva bajo procesos de refrigeración, por el hecho de poseer un proceso de marchitado bastante rápido; así que se recomienda ingerirla de manera rápida luego de la cosecha, en caso de tener la planta tu mismo. Si por el contrario la compras en supermercados y ya está empaquetada, debe ser consumida a mas tardar el día siguiente de abrir el empaque, ya que libera los aditivos de conservación y se marchitará casi de forma inmediata.

Formas para conservar frescos los canónigos.

Algunos consejos que puedes seguir para alargar la vida de esta hortaliza luego de cosecharla, y así poder disfrutar mucho de sus beneficios pueden ser:

  1. Saber elegir: Primero que nada es importante que si deseas comprar mucho canónigo para conservar, busques aquellos que tengan hojas pequeñas y con un verde muy intenso, eso quiere decir que no estaban completamente listas para la cosecha, así que pueden durar mas tiempo refrigeradas. Preferiblemente deben estar muy tersas las hojas y casi brillantes, aquellos que se vean un poco arrugados se dañaran en menos tiempo de lo esperado. Un dato, cuando las hojas son chiquitas, ofrecen mayor sabor a las comidas.

  1. Puedes envolverlos en papel absorbente o en un pañito de cocina limpio y por supuesto seco; precedes a guardarlo en la nevera hasta su consumo. Evita guardarlos en bolsas plásticas ya que no le permiten respirar y se marchitan muy fácilmente. El objetivo del paño que los envuelve es que mantenga su textura tersa y su color verde, gracias a que los líquidos que bota son absorbidos por el manto y éste mantiene la misma humedad que se necesita. Con esta técnica duran bajo conservación los canónigos, entre 5 y 7 días máximo. Si deseas puedes separar la cantidad que usarias diario para no estar sacando a cada momento los canónigos del envoltorio. Los debes conservar sin lavar, completamente secos, al momento de utilizarlos los emjuagas con un poco de agua.
  2. Esta última manera de conservar los canónigos, se trata de perforar una bolsa de plástico (preferiblemente de cierre hermético) y guardar en ella nuestra hortaliza; las perforaciones mantendrán el aire en la plata, pero su duración en perfecto estado es de máximo 3 dias.
Free Divi WordPress Theme, Find new Free Android Games at dlandroid24.com