Muchas veces queremos darnos un gustito, salirnos de la dieta o sencillamente  probar sabores que por lo general, evitamos a toda cosa.

Tal es el caso del bacon, panceta o tocineta, una delicia que, la mayoría de las veces, viene acompañada de pan de hamburguesa y otros hidratos de carbono; también podemos encontrarla envolviendo sustanciosos trozos de carne, como parte de recetas mignon.

Es verdad que el bacon es grasoso, pero su grasa está compuesta en cincuenta por   moninsaturadas; es una fuente confiable de vitaminas B1, B2, B3, B5, B6  B12; selenio, fósforo, hierro, magnesio, zinc y potasio.

Al ser consumido en copiosos platos, obviamente que el bacon aporta gran cantidad de calorías a nuestro organismo, sin embargo, cuando lo consumimos en cantidades moderadas, acompañando deliciosas ensaladas de vegetales, la situación cambia de manera considerable.

Es de esta manera, como llegamos a la ensalada de canónigos y bacon, en la cual, este último ingrediente, aun en pequeñas cantidades,  toma protagonismo, como el elemento crujiente y de alto valor nutritivo.

Además de los dos ingredientes principales, la ensalada lleva otros ingredientes, llenos de sabor, energía y  delicados al paladar.

Ingredientes:

  • 2 tazas de brotes tiernos de canónigos, lavados y escurridos, si es posible en centrífuga para vegetales.
  • Seis tiras de bacon
  • Una lechuga romana pequeña
  • Dátiles, o en su defecto orejones
  • Una cucharada de mermelada de ciruela
  • ¼ taza de aceite de oliva
  • ½ taza de vinagre
  • 1 limón
  • Sal y pimienta

 

Modo de preparación

Colocar en una fuente de poca profundidad las hojas de lechuga, haciendo un colchón mullido, donde vas a colocar los brotes tiernos de canónigos.

Posteriormente, coloca las seis tiras de bacon cortadas en pequeños tocitos, en una sartén de teflón, sin más grasa que la aportada por la tocineta misma, hasta que se dore y quede crujiente. Por cierto, algunas personas prefieren sustituir el bacon tradicional, por alguno proveniente de otras especies animales como el pavo o el pollo.

Una vez tostado el bacon, lo rocías sobre los canónigos y la lechuga, hasta cubrir toda la superficie de la ensalada.

Pica en cuatro partes cada dátil o si decidiste agregarle orejones, puedes trocearlo también en trozos pequeños y ponlo en el recipiente con los demás ingredientes.

A continuación, prepara un aderezo con el aceite de oliva, el vinagre, el limón, la sal, la pimienta y ante tanta acidez, agrega la cucharada de mermelada de ciruela, bate enérgicamente y al emulsionar, vierte sobre la ensalada.

No te arrepentirás, al probar ésta fresca e innovadora ensalada de canónigos con bacon, quedarás tan gratamente sorprendida, que comenzarás a experimentar con sabores y combinaciones, que nunca antes hubieras imaginado.

Free Divi WordPress Theme, Find new Free Android Games at dlandroid24.com