La ensalada capresa, es reconocida, como uno de los platos italianos por excelencia (obviamente junto a la pizza) y fue creada en la isla italiana de Carpi, como un importante aporte a la gastronomía mundial.

Esta es una ensalada clásica, que se prepara a base de tomate, queso mozzarella y albahaca, aderezada con aceite de oliva y balsámico.

Sin embargo, a estos ingredientes básicos, se le han incorporado algunos otros y aun así, no pierde su esencia el plato original.

Uno de estos ingredientes innovadores en la ensalada capresa, es el canónigo, hierba que viene a aportar un sabor terroso y almendrado al paladar.

Otra de las bondades que el canónigo adiciona a la ensalada capresa, es el toque de acidez (incluso muchas personas lo catalogan como sabor picante), inconfundible de las hojas maduras de la planta.

 

Ingredientes:

Un paquete de  canónigos

Bolitas o rodajitas de queso mozzarella (la cantidad que desees)

Tomates (la variedad que más te guste)

Unas aceitunas negras

Albahaca seca

Albahaca fresca

Orégano

Sal

Aceite de oliva virgen

Vinagre balsámico

Preparación:

Lavar los canónigos, escurrirlos y si son de un tamaño regular, procede a quitar el tallo, pero si son hojas tiernas y pequeñas, puedes dejarlas enteras. Colócalas en una fuente para ensaladas y agrégale  la albahaca fresca, previamente lavada y escurrida. Lavar muy bien los tomates y quitar la parte superior, picar rodajas o en cubos, según sea tu gusto y colocarlos en la misma fuente de los otros elementos.

A lo anterior, agregar el queso mozzarella, bien sea en bolitas, en rodajas o en dados, todo depende de cómo elijas decorar tu fuente o plato de llevar a la mesa. Incluso puedes disponer los ingredientes en platitos individuales, uno por cada comensal, es cuestión de elección.

Distribuye en la fuente, las aceitunas negras, que puedes agregar enteras o en rodajas.

A continuación, toma la  albahaca seca, el orégano, la sal y los espolvoreas sobre la ensalada, ya ensamblada en la fuente.

Sin remover, baña la ensalada con aceite de oliva virgen y para finalizar, rocía el vinagre balsámico en finos hilos.

Adicional, puedes colocar un recipiente con vinagreta, para quienes deseen adicionar mayor sabor a su porción.

Como recomendación final, fíjate en armonizar la forma de los ingredientes, es decir, si picaste los tomates y el mozzarella en rodajas, pues hazlo también  con las aceitunas; ahora bien, si colocas el mozzarella en bolitas y los tomates son cherry, puedes dejar las aceitunas enteras.

Veras, sin lugar a dudas que la atracción visual del plato de ensalada será mucho más impactante si el corte y disposición de los ingredientes, es uniforme.

 

 

Free Divi WordPress Theme, Find new Free Android Games at dlandroid24.com